¿Qué vino elegir?. Guía útil de supervivencia

La oferta de vinos en un supermercado es tan grande, que muchas veces nos sentimos apabullados a la hora de decidir, da la gran  oferta cromática y económica.

Por eso, vamos a darte una serie de recomendaciones para que la compra que vas a hacer sea lo más inteligente posible:

¿Para qué ocasión o propósito vas a comprar el vino?

¿Cuánto dinero te quieres gastar?

Respondiendo a ambas premisas, iremos descartando opciones que no se ajusten a lo que estamos buscando

Dependiendo de tu respuesta a la primera premisa, te plantearás si le haces caso a los tópicos, un blanco para el pescado y un tinto para la carne, un vino gran reserva de elevado precio si es para un regalo, un Champán o un Cava para celebraciones, un dulce para el postre, etc. Pero siempre te quedará  la incógnita de si tu elección es la correcta.

A pesar de esto, la premisa fundamental será el gusto del comprador. Deberá atender sobre todo a lo que a éste le gusta sentir cuando disfruta de una copa de vino: sabores secos, fuertes, ligeros o dulces y aromáticos. Muchos vinos, muestran en sus etiquetas las características específicas de ese vino, por lo que una buena opción es que te detengas en los mismos para conocer más en profundidad cada uno de ellos si no se es experto conocedor en la materia.

Por tanto, para elegir un vino por ejemplo para un regalo,  puedes escoger un vino típico de tu zona con un reconocido prestigio, que tenga premios en concursos internacionales, buena presentación y que se adapte a tu presupuesto.

Pero sin duda, lo más difícil a la hora de elegir correctamente un vino, es que sea el correcto para maridarlo con los alimentos,  donde lo importante es intentar equilibrar los sabores de la comida con los sabores del vino, bien sea complementándose bien sea compensándose.

Hay gustos para todo: personas que prefieren vino tinto con queso, pero también otras se inclinan por el blanco. Otras eligen vinos secos para mariscos y otras dulces.

El vino debería ser seleccionado por su calidad y teniendo también en cuenta los gustos de las  personas con la que se compartirá el momento.

Las estaciones del año marcan también hacen una diferencia: en el calor del verano, los vinos ligeros de alcohol son mejores y en los fríos meses de invierno necesitamos vinos sólidos. Asegúrate de que siempre exista un equilibrio para que el vino no domine el plato que acompaña ni al revés.

Nuestra propuesta es la siguiente

Anterior: Cata o Degustación

Política de cookies

Nuestro sitio web utiliza cookies técnicas propias y cookies analíticas de terceros. Al continuar navegando por el sitio está aceptando el uso de las cookies mencionadas.